EL RITO DE LICUEFACCION

Se coloco el rosario de chunchules en la entrepierna – como un fresco colaless de tripas- sin de jar de mimar el vestido de novia y la foto de su Amado Malparido.

Se calzo las sandalias de pezuña y dejó resbalar sobre su desnudez la sangre que rebalsaba en el cáliz de oro.

Su imagen humeo en el espejo, hasta que el cristal le devolvio el reflejo de una hermosa chancha overa que se puso el vestido de novia y zapatos de cristal azul para estar elegante en su matrimonio y hacer feliz por siempre a su Bienamado Malparido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: