El amante

Viajas en el metro, vienes conmigo en la escalera, te gusta ir un escalón más abajo y así como que sin querer, tocas mi espalda al subir. Estás en la calle, plena Alameda esquina Morandé; me lanzas besos desde allí cada mañana cuando llego a mi oficina. También en la Plaza de la Ciudadanía, en Manuel Montt con la 11, en el Mercado Central donde miras y hueles ansiosamente congrios y erizos… ¿Cómo es que te encuentro en todas partes, a todas horas? ¿dónde trabajas? ¿dónde vives? Temo hablarte… Cuando no me contestes, sabré finalmente que estás solo en mis ojos, en ninguna esquina de esta bendita ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: