“Si muerdes me arqueo…”

Si muerdes, me arqueo. Si buscas, encuentras. Cuando tocas, pellizco, pellizco los pelos de tu ano. Me masturbo, pero no es para tí. Mano en la nuca, boca abajo, déjame, quédate ahí. Termina de buscar a Rapunzel. Al final, insistes en abrazarme en tu hombro y me encanta, pero sé que no te veré más.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: