Mermelada

Si me preguntan a mí, siempre hubo muerte esperando, todos los hijos homosexuales jóvenes lo saben, se han visto frente a ella más de una vez,  a veces puede ser un niño de doce años que desea explorar confines inhóspitos del placer, gracias a las mentiras de Internet, y se masturba mientras intenta sentarse sobre una hortaliza puesta hacia arriba, en el plano descubrimiento sexual hay cosas que no es hasta después de hechas que te preguntas como pasaron,  a veces es el cepillo eléctrico de la hermana, siempre está ahí el poco de muerte esperando un pequeño error, un pequeño roce con los confines del deseo, que me imagino deben estar en el intestino, cuando empieza a doler demasiado. Cuando son niños, siempre es mas fácil, la muerte es una sombra callada que se encierra junto con la polera que no te gusta, que utilizas para limpiar después del trabajo hecho, cualquier cosa de la ropa sucia que sacas para limpiar la pelvis pegajosa y las manos manchadas de blanco, el problema, es cuando creces, por que necesitas, como todos, afecto y contacto con otros, y eso te lleva a tomar decisiones muy estúpidas.  Y tus zanahorias, cepillos, y velas, pasan a ser personas, seres vivos que hablan y buscan a otros como tú. Como dany, siempre proponía masturbaciones en grupo en el árbol frondoso atrás de la multicancha, esos pequeños árbol carpa, dany era lo que antes era una polera sucia para limpiarse o una hortaliza penetrante.  Era algo a lo que le había dado una connotación sexual y luego me sentí superado por su sexualidad, (inventada por mí en primer lugar),  recuerdo que una vez nos iba a enseñar un truco recién aprendido, visto en Internet, todos con doce o trece años estábamos fascinados, la búsqueda del placer nos parecía infinita e inofensiva, esperamos bajo ese árbol unos veinte minutos hasta que Dany apareció, en una mano un frasco rojo y en la otra una correa que estaba tensada hasta las afueras del árbol, de repente nos miró como advirtiéndonos de poner atención, se bajó los pantalones y se comenzó a masturbar, aún con el pene duro parecía infantil y blanco, hermoso y muy estúpido, se sentó en el suelo manchando un poco sus nalgas con tierra de hoja, la misma que manchaba las rodillas de todos, y se echo mucho de ese liquido rojo pastoso sobre el, sobretodo entre la piernas por el olor pudimos notar que era mermelada, frambuesa o frutilla, fue una discusión estupida pero perfecta para bajar la tensión, de repente dany tiró de la correa tensada y por entre las ramas entro rufo, el perro de dany, estúpido y cariñoso, oliendo entre la tierra de hoja y los pantalones de todos, hasta que llegó a la entrepierna de dany y comenzó a lamer como desesperado, la imagen aunque moralmente nos parecía equivocada era como ver un accidente de transito, estaba ahí pidiendo atención, estaba ahí y había que verlo, era lo más parecido a una escena de sexo que podríamos haber visto,  Rufo lamiendo a dany desde los muslos hasta el ombligo, sin embargo cuando ya no podíamos con ese cosquilleo en el estomago de excitación y nerviosismo,  cuando las manos se iban solas hacia la pelvis del otro, buscando lo que se mantenía bajo los pantalones cortos.  rufo ladró, e hizo un sonido ahogado, un sonido que lo mantuvo quieto y que mantuvo mucho mas quieto a dany, hasta que el rufo se empezó a mover rápidamente, como cuando un perro juega con un peluche con el único fin de despedazarlo, y dany lloraba y gritaba sin embargo cuando al fin salimos de la histeria del perro en ataque, pudimos ver todos, como dany había encontrado un pequeño pedazo de muerte o como la muerte se había llevado un pequeño gran pedazo de él,  el precio a pagar por habernos podido tocar entre todos bajo un árbol era el infantil y blanco pene de dany, arrancado violentamente por un perro adicto a la mermelada. Eso pensamos siempre y por eso nunca nos volvimos a juntar mucho,  si antes la muerte era una zanahoria, un cepillo de dientes eléctrico  o una vela del tamaño de un brazo de bebé, ahora era la felación de un perro, que te masturbara un amigo,  y así de forma que fui creciendo fui viendo la muerte en muchas caras conocidas, en muchos mensajes personales, “Activo morboso, busca joven sin miedos para disfrutar”, “par de activos morbosos buscan un tercero para embestirlo como un camión”,  viendo la muerte en cada escalera que da al último piso de un exitoso empresario o al entretecho de un punk adolescente, buscando alguien dispuesto a orinarlo o a comer sobre su pecho, (en el caso del empresario),  yo siempre he estado bien consciente de los laberintos que recorro y cuando digo que sí es por que eso hacemos todos, como adolescentes, nos dedicamos a buscar la muerte de maneras sutiles y hermosas, como única manera de entender la belleza, de detener el dolor.

Anuncios
  1. El descubrimiento cuando niños nos llena de terror y de placer al mismo tiempo… y es raro porque es un placer tan inocente que se siente culpable… por eso no se comenta y se guarda, se guarda, se guarda… eternidades. Abrazos Leonardo, ema lagos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: